Zarala Oldo 10/10/2015

 Con sólo tres preguntas

Quien no ha escuchado la frase: “Quiero una pareja ideal”, “Busco la pareja ideal”, “Si yo encontrase a la pareja ideal” y otras muchas otras frases por el estilo, creo que todos en algún momento de nuestras vidas.

Pero,  a que se refieren cada una de estas personas?, porque segura estoy que los cánones de “Perfección” en todos los casos no son iguales. Todas las personas pensamos de diferente manera y cada una de nosotras tiene un criterio distinto sobre la perfección supuesta, que además varía con los años. Mientras más joven más exigente se es, y cuando vamos dejando de ser  jóvenes, normalmente,  nos convertimos en personas condescendientes y menos estrictos.

Ese ideal de pareja que tanto anhelamos es un modelo exclusivo para cada uno de nosotros, con características necesarias sólo para nosotros mismos. Por ejemplo, lo que quizás para mi sea “la pareja ideal” por sus físico, su comportamiento para conmigo, su forma de pensar y de ser en general, quizá no sea ni siquiera atractivo para ti y viceversa.

parejasbadu.com
parejasbadu.com

Ese ideal de pareja que tanto anhelamos es un modelo exclusivo para cada uno de nosotros, con características necesarias sólo para nosotros mismos. Por ejemplo, lo que quizás para mi sea “la pareja ideal” por sus físico, su comportamiento para conmigo, su forma de pensar y de ser en general, quizá no sea ni siquiera atractivo para ti y viceversa.

Es por eso que para acercarnos aunque sea un poco a nuestro IDEAL, debemos hacernos 3 preguntas fundamentales.

1- Que busco en una pareja? 2- Como me gustaría que fuese? 3- Que quiero que me aporte?

Una vez que estos tres puntos fundamentales los tengas claro ya puedes comenzar a dar oportunidades a las personas de tu entorno que reúnan estos requisitos y estén ya en tu segundo nivel. Desde ese momento comenzarás a medir otras cuestiones, las características de convivencia. En este punto debes comenzar a valorar la CONFIANZA, porque a nadie le gusta convivir con alguien desconfiado o demasiado revoltoso (a) como para no poder confiar nosotros en esa persona.

La COMUNICACIÓN, es un pilar fundamental que debes tener en cuenta. Hubo alguien una vez que me dijo; quédate con aquella persona con la que siempre tengas deseos de conversar, con aquella que aunque la conversación haya terminado sientas que podrías estar la vida entera escuchándole y comentándole tus ideas o puntos de vista.

Una buena comunicación es la base de toda relación, dá igual si es de amistad, parental ó de pareja. Cuando sentimos la necesidad de abrir nuestros corazones y expresarnos estamos confiando en esa persona, estamos dando valor a su compañía y estamos buscando su apoyo. Cuando escuchamos estamos dando una prueba de amor, tolerancia, comprensión y confianza.

Una vez en este punto ya casi tendrás a tu “Ideal” encontrado,  porque habrás descartado a la inmensa mayoría, pero te queda un filtro más, el definitivo. En este último juegas un papel importante tu mismo (a), tan importante como el que pueda tener la otra persona. Todos sabemos que una pareja es de “2” pero a la hora de concebir la idea de pareja sólo pensamos en que queremos que tenga la otra persona y que queremos que sea ó como. No nos damos cuenta que en una pareja tan importante es una parte como la otra, y muchas veces la manera de comportarse de los otros depende de como lo hacemos nosotros mismos.

Esa persona “Ideal” debe tener algunas cosas en común contigo, de lo contrario el día a día podría tornarse complicado. Aspectos como la visión de futuro, las expectativas personales y de crecimiento e incluso el deseo o no de formar una familia entran en juego al igual que las afinidades. Las aficiones, cosas que nos gustan hacer; pueden o no ser compartidas, esto depende de una característica personal tuya y de la otra persona (la tolerancia). Si eres tolerante y crees que debemos respetar y puedes hacerlo, este tema no será un problema para ti. Piensa entonces si la otra persona lo es, de lo contrario busca aficiones afines.

Con el tiempo y la convivencia entre vosotros se abrirán nuevos caminos, uno de ellos es la adaptación y la re-educación, quien era poco ordenado (a) será ordenado (a) etc, como diría mi madre:  *El hombre hace a la mujer y la mujer al hombre. (Este refrán vale para todas las parejas, ya que cuando hay amor solemos adaptarnos en pos de una buena convivencia)

 Sean felices y luchen siempre por sus sueños.

 

 

siguenos en Twitter siguenos en facebook siguenos en Google+ Canal de youtube sígueme en Blogger

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *