Zarala Oldo 10/10/2015

 

Las mujeres sentimos el dolor de una forma diferente a como lo puede experimentar un hombre, nuestra tolerancia es mayor. Esto nos ayuda a soportar la agonía de dar vida a otro ser, los dolores menstruales, etc. Y es debido a algunas hormonas, y una composición corporal  del sistema nervioso central.  Esto significa que la mujer es más susceptible a un rango de condiciones dolorosas, según médicos expertos que se han reunido en la Asociación Internacional para el estudio del Dolor (IASP).

Además somos multitareas ya que tenemos una utilización más integral de ambos hemisferios cerebrales, es por eso  que podemos hacer un número mayor de actividades en el mismo tiempo. Esto se debe a que estamos preparadas para ser madres de varios hijos, somos multíparas.

En el cerebro femenino se enlaza la información como un sistema. Por eso las féminas tendemos a ser holísticas. Todos nuestros sentidos operan en conjunto, como un todo, tenemos muy desarrollados el oído, el olfato y el tacto conjuntamente con nuestra visión.

Las mujeres podemos ser muy dulces, cariñosas y en nuestra gran mayoría maternales pero si algo pone en peligro a nuestros hijos, seres queridos ó nuestra propia integridad conocerán a la Fiera que llevamos dentro.

Nosotras tenemos la capacidad de cambiar nuestros puntos de vista, forma de pensar y actuar en apenas unos meses. Basta que nuestro ginecólogo nos informe que estamos esperando un bebé. En ese momento dejamos de ser quienes somos para desarrollar nuestra mente, nuestro cuerpo y nuestro espíritu en el de una MADRE. Es increíble pero hasta el subconsciente se desarrolla y llegas a descubrir habilidades de premonición que antes no tenías ni idea de que tenías.

Debajo de nuestra frágil  y hermosa apariencia existe una guerrera incansable con gran capacidad interna y una fuerza mental mayor que la de diez hombres juntos.

En muchas ocasiones dicen de nosotras que somos el pilar de la familia, ya que nuestras parejas se apoyan en nosotras. Nuestros padres y hermanos mayores en su vejez se apoyan en nosotras, en nuestros cuidados y atenciones. Nuestros hijos desde que llegan a este mundo se apoyan en nosotras, sus madres, y esto lo hacen hasta que Nosotras nos vamos de este mundo.

También muchas veces las personas repiten sabiamente: “Detrás de cada gran hombre hay una gran mujer”. Esto se debe a que además de todas nuestras tareas hogareñas, profesionales y familiares,  también somos secretarias, apuntadoras y consejeras de nuestras parejas.

En fin siempre estamos AHÍ, para todos nuestros seres queridos, siempre ofreciendo nuestro lado más amable, nuestro brazo, nuestro hombro para llorar, nuestra sonrisa, nuestros consejos, damos nuestro tiempo. Y el tiempo no tiene pago con nada, cuando se agota,  se marcha y ya no vuelve atrás.

Es por eso que debemos sacar tiempo para nosotras, un tiempo que le podemos dedicar al cuidado de nuestro físico ó nuestra mente. Ambas cosas nos ayudarían en las tareas de nuestras vidas antes mencionadas y a la felicidad de nosotras mismas. Una mujer que se cuide físicamente,  que realice un ejercicio físico durante al menos 1 hora al día estará previniendo enfermedades cardiovasculares, circulatorias y mentales entre otras. Con lo cual aumentará su esperanza y calidad de vida. Podemos realizar caminatas por nuestro barrio, o en un parque cercano, normalmente recomiendo andar por espacios al aire libre ya que es mucho más sano  que en una cinta dentro de casa o el gimnasio. Además, contemplar el paisaje mientras ejercitamos nuestro cuerpo nos ayudará a evadir nuestra mente de las preocupaciones de nuestro día a día. Cuando regresemos a casa combinaremos este ejercicio con algunas abdominales al principio comiencen por unas pocas y vayan aumentando la cantidad según sus cuerpos se lo permitan.

El cuidado de nuestra mente consta simplemente de relajarla y ejercitarla. Antes les decía que caminar por nuestro barrio ó por un parque con zonas verdes por ejemplo ayuda a la relajación de nuestra mente. Realizar Meditaciones guiadas ó profundas según el conocimiento que ustedes tengan para estos ejercicios.  Contar de 100 a 1 por ejemplo. Hacer esfuerzos por recordar cosas del pasado apoyándonos en fotos antiguas etc. Hacer Yoga, Tai-chi o cualquier otra disciplina que conjunte el cuerpo con la mente será beneficioso para nosotros.

Siempre que nos cuidemos lo haremos para nuestros seres queridos y para nosotras mismas. Intentemos crear momentos de felicidad porque si somos felices podremos dar felicidad a los que nos rodean. De la misma manera si no lo somos se notará en nuestro entorno.

Sean felices chicas!!!!

siguenos en Twitter siguenos en facebook siguenos en Google+ Canal de youtube sígueme en Blogger

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *