Zarala Oldo 06/09/2015

Tienen criterio propio

Cada día más personas deciden convivir con el gato doméstico y este se vuelve más sociable sin dejar de ser independiente. Este pequeño amiguito tiene criterio propio y rara vez logramos dominar su voluntad. Muy diferente al carácter noble y dócil del perro.

Donde radica esta diferencia y porque existe?

 Expertos en veterinaria de la conducta en la Universidad de Lincoln,  Reino Unido,  han realizado un estudio concluyendo que la relación entre los seres humanos y los felinos en cuanto a protección y seguridad, es muy distinta de lo que puede ser con los perros. Mientras que los perros perciben a sus dueños como parte de un entorno familiar que les proporciona seguridad, los gatos en gran medida, al contrario, no sienten este refugio protector, causa por la que son mucho más independientes. A los gatos les gusta interactuar con su dueño pero no depende de este para sentirse seguro en el entorno que sea.  El gato se siente capaz de defenderse sea cual sea su adversario,  es uno de los motivos de su carácter independiente y solitario.
Los investigadores adaptaron la prueba Ainsworth Strange Situation (SST) para el experimento. Dicha prueba es utilizada para demostrar el vínculo entre los niños pequeños o los perros con su cuidador primario, que puede ser interpretado como un “apego o entorno seguro” en situaciones o entornos amenazantes ó desconocidos. Esto lo trasladaron a un grupo de gatos y sus respectivos dueños. El experimento evaluó la cantidad de contactos que buscaba el felino, su comportamiento de pasividad y signos de sufrimiento provocados por la ausencia del dueño.
Como resultado se reveló que “a pesar de que nuestros gatos eran más vocales, interactuaban más,  con el dueño que con un extraño al dejarles con otra persona, no vimos ninguna evidencia adicional que sugiera que la unión entre un gato y su dueño era la de un apego seguro”, explica Daniel Mills, jefe del estudio.
“El gato doméstico ha superado recientemente al perro como animal de compañía más popular de Europa, ya que muchos ven al gato como mascota ideal para las personas que trabajan largas horas. Investigaciones anteriores han sugerido que algunos gatos muestran signos de ansiedad por la separación cuando se quedan solos, de la misma manera que lo hacen los perros, pero los resultados de nuestro estudio muestran que en realidad son mucho más independientes que los compañeros caninos. Parece que lo que interpretamos como ansiedad de separación en realidad podría ser signos de frustración”, aclara Mills.
Fuentes: Estudio Publicado en la revista PloS One.
MuyInterezante.es
Basada en este artículo y en el estudio Científico al que se refiere me gustaría dejar plasmada mi opinión al respecto, mi modestísima opinión como persona que ha convivido con gatos y perros durante toda mi vida, créanme unos cuantos años.

Primero que nada comentarles que no soy veterinaria ni me dedico a hacer estudios científicos, simplemente soy muy observadora y respetuosa del arduo trabajo de investigación de este grupo de personas.

Foto: Zarala Oldo
Foto: Zarala Oldo
Dicho esto, comparto aquí mi opinión basada en mis vivencias y las de mi familia.
Hace unos años tuve la necesidad de trasladar mi domicilio a otro país, yo convivía con un gato que había recogido de la calle con apenas unos días de nacido y mi pequeña hija de cuatro años. Para el momento del viaje el felino tendría unos tres años de edad. Vivíamos en una casa con jardín y patio trasero con lo cual el gato paseaba a sus anchas, podía ir donde quisiera, sin embargo su comportamiento era bien distinto al de otros machos adultos que habían convivido conmigo. Este amiguito jamás cruzó los muros que marcaban los límites de la vivienda, su vida era dentro de estos límites.
Al tomar la decisión de trasladarme entre mis planes por supuesto estaba viajar con mis dos hijos, la humana y el felino, para esto fui a un veterinario, acudí para documentarme que vacunas tendría que ponerle al gato para viajar y demás por menores. El veterinario me preguntó muy seguro y firme: “Usted quiere a su gato?”_ “por supesto” le contesté _ “entonces hágale un favor, no lo lleve con usted. Los gatos son regionales, son del sitio donde viven, donde tienen su hogar. Si usted lo traslada a otro sitio morirá de tristeza”.
Le creí, creí ciegamente lo que aquella persona con conocimientos de los animales me decía. Pensé que estaba más preparado que yo para determinar que era mejor para un animal, había estudiado para ello, para ayudar y orientar a los dueños de mascotas.
No viajó conmigo mi pequeño amigo, la despedida de él aun me duele, escribir esto ya es muy doloroso para mi, no escuché a mi corazón que decía: “Llévalo contigo, es de tu familia”. Me repetí mil veces que aunque yo sufriese y mi hija llorase muchísimo era lo mejor para el animal, le estaba salvando de una muerte segura si viajaba con nosotros. Le encargué mucho a la vecina de al lado que siempre le pusiese agua y comida en su patio, ella cumplió con ello cada día, durante nueve días. Los mismos días que duró su vida desde nuestra despedida,  jamás bebió agua ni comió, murió de inanición.
Con los años, con el tiempo he comprendido que no existen Comportamientos fijos en las especies, existen individuos y esto lo mismo es aplicable a los seres humanos como a cualquier especie que habite nuestro planeta.
Por: Zarala Oldo
*inanición: Quienes padecen de inanición pueden sufrir severos daños en los órganos internos y finalmente la muerte. Esto ocurre cuando existe una prolongada insuficiencia alimentaria, cuando se deja completamente de ingerir alimentos durante un espacio prolongado de tiempo.

Videos de Gatitos

 


siguenos en Twitter siguenos en facebook siguenos en Google+ Canal de youtube sígueme en Blogger

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *