Zarala Oldo 07/09/2015

Conoce a tu adversario y gana esta guerra

Foto: Zarala Oldo
Foto: Zarala Oldo

Ansiedad y depresión suelen ser dos conceptos que muchas veces creemos trata de la misma cosa.

Es bien cierto que muchas veces se encuentran  manifestados en un mismo individuo de  forma conjunta , y responde a diversas patologías o enfermedades de tipo nervioso. Ahora bien, es importante señalar y dejar bien claro que si bien ansiedad y depresión pueden desarrollarse en forma paralela o como consecuencia uno del otro, ambos representan dos trastornos aislados, dos patologías bien distintas que pueden ser diagnosticadas y analizadas de forma individual.

Para saber como distinguir ansiedad y depresión es preciso en primer lugar definir cada una de ellas y saber a ciencia cierta las principales diferencias en lo que ambos conceptos difieren. Al momento de hablar de ansiedad podemos decir que esta, está relacionada con sensaciones angustiosas, mientras que la depresión se asocia más con la tristeza. Según esta concepción y a fin de saber como distinguir ansiedad y depresión, podemos decir ambos conceptos aparecen como sentimientos que se encuentran íntimamente relacionados, llegando a considerar que los trastornos de ansiedad anteceden casi siempre a un episodio depresivo. De esta manera se piensa que la depresión termina siendo la culminación de un estado de ansiedad previo.

Siguiendo estas teorías podría queda claro que, más allá de características propias, ansiedad y depresión suelen estar asociadas dentro de cuadros de origen psicológico. Dentro de estos casos donde puede verse claramente como distinguir depresión de ansiedad, encontramos aquellos episodios de “trastorno bipolar” o episodios depresivos “mixto”, donde se conjugan y desarrollan cuadros de uno y otro trastorno.

Dentro de los diferentes especialistas que tratan los problemas de ansiedad y depresión, existen dos corrientes bien definidas: por un lado un grupo de profesionales pugna por demostrar que en todos los casos, las patologías de ansiedad y depresión van juntas, mientras que otros señalan que ansiedad y depresión puede darse y presentarse en cuadros aislados.

No obstante lo que debemos tener en cuenta y lo que me gustaría que tuviesen claro es que son dos patologías diferentes y ambas pueden ser tratadas, mucho mejor en los comienzos porque garantiza mayor porcentaje de erradicación. Pero si este no fuese el caso y acudiesen por ayuda ya en un avanzado estado de la patología quiero que estén plenamente seguros que también podrán vencerlas, con un poco más de tiempo, un poco más lento pero se vence.

Yo siempre he considerado y es algo de lo que casi estoy absolutamente segura es el hecho que tanto la ansiedad como la depresión llegan a nuestras vidas en un momento en que sufrimos una Tristeza Absoluta, para mi este es el desencadenante fundamental de ambas patologías que como ya he comentado antes no se presentan juntas de pronto, sino que una antecede a la otra. Normalmente la Tristeza da paso a una gran ansiedad que sufrida por un determinado período de tiempo desencadena en la tan nombrada y temida Depresión.

Recuerdo hace unos años cuando me encontraba en las fuertes y tupidas redes de la depresión en una de mis visitas al especialista la doctora me dijo lo siguiente, -“No se preocupe, todo terminará y mejorará cuando el MOTIVO de su depresión desaparezca.”-

Fue consolador por una parte, lo que sufría y vivía tendría fin, acabaría un buen día. Pero es que el motivo de mi profunda depresión era la enfermedad terminal y muy larga que mi madre padecía, ella fue una enferma dependiente, yo fui sus manos, sus piernas todo para ella, sin mi no podía ni tan siquiera beber agua.

Esta situación se prolongó por muchos años en el tiempo y poco a poco me fui saliendo de mi propia vida, como ese actor de teatro que no ha tenido mucho éxito en su debut y se escurre entre las largas cortinas del escenario para que nadie se percate de su huida.

Durante muchos años contemplé la salida y la puesta de sol por la ventana, fueron tiempos muy difíciles y muy tristes, era mi madre. Aunque yo sabía que su mal no tendría cura, sabía que su vida activa y libre de persona autónoma, trabajadora incansable y llena de vida se había reducido a un cuerpo inerte sobre una cama, pero aun así no quería perderle, no quería pensar ni por un momento en que su marcha sería mi liberación de esas redes oscuras y fuertes de la depresión.

Pero ciertamente así fue aunque en aquel triste y convulso momento yo no lo veía o no quería verlo, aquella doctora tenía razón. Cuando el motivo de la tristeza desaparece poco a poco se va despejando todo vestigio de depresión.

Por su puesto me apoyé en varias técnicas de Meditación y Relajación para que mi tránsito por aquella experiencia fuese lo mejor y más llevadera posible.

Aquí les comparto GRATUITAMENTE dos de esas Meditaciones que me ayudaron en los peores momentos, dándome relajación, concentración y confianza. Más adelante compartiré otras muchas con ustedes en este mismo espacio.

Foto. Orquideas Canarias Por. Zarala Oldo
Foto. Orquideas Canarias
Por. Zarala Oldo

– Meditación Sanando el Cuerpo con la mente.

– Ho´o pono pono

Este último el Ho´o pono pono es un arte hawaiano muy antiguo para solucionar problemas, basado en la reconciliación y
 el perdón. Una meditación con una gran reflexión que nos une con nuestra esencia y con todo el Universo.

Espero les haya servido de aliento y apoyo el hecho de compartir mi experiencia con ustedes, en realidad lo que más me importa de este post y además mi objetivo de hoy es que todas y cada una de las personas que hoy, en este momento en que me leen y se encuentren sufriendo una depresión, tengan la completa seguridad de que saldrán de ella, terminará,  y verán el cielo de sus vidas despejarse poco a poco haciendo posible la entrada de la inmensa claridad del sol de la liberación de cada uno de ustedes.

Por: Zarala Oldo

siguenos en Twitter siguenos en facebook siguenos en Google+ Canal de youtube sígueme en Blogger

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *